Expresión y reflexión: sobre la crítica de la ideología en la comunicación


Sin título-9

Por: Carlos A. Garduño Comparán

Expresión y reflexión: sobre la crítica de la ideología en la comunicación. La crítica de la ideología ha sido uno de los elementos esenciales del pensamiento filosófico desde Platón. Pensar filosóficamente implica, desde entonces, criticar los presupuestos que determinan nuestra visión del mundo. Su función, sin embargo, se vuelve central en la modernidad, particularmente a partir de Kant, pues su filosofía plantea aclarar los límites del pensamiento y sus condiciones de validez más que establecer una doctrina que nos indique cómo pensar y comportarnos.

La preponderancia de la crítica en el pensamiento moderno no es casualidad, sino consecuencia de las circunstancias históricas que promovieron la libertad de pensamiento y de empresa, la democratización del poder político, y una mentalidad que consolidaba su saber en el desarrollo científico y su dominio sobre el mundo en la tecnología.

A partir de entonces, el pensamiento dogmático, religioso o metafísico ha sido visto con desconfianza, bajo la sospecha de funcionar “ideológicamente”, entendiendo por ello, en general, estar determinado por un conjunto de ideas que articulan una visión falsa o ilusoria del mundo, que nos impide ver la verdad o la realidad tal como es.

El propósito de la crítica, por supuesto, es aclarar nuestro pensamiento para ver la realidad de manera objetiva. Sin embargo, esto ha sido puesto en cuestión en el siglo XX. En específico, refiero a los desarrollos de la Escuela de Frankfurt, de pensadores como T. Adorno y J. Habermas. ¿No es la suposición de que la visión correcta del mundo ha de reposar en la objetividad, una nueva forma de ideología, que tiene como fin el dominio técnico de la realidad? ¿No queda reducida de esta forma nuestra percepción por una racionalidad instrumental, que entorpece u obstaculiza otras formas de racionalidad, como la estética o la comunicativa?

En este sentido, ¿el precio a pagar por una mentalidad demasiado crítica, es una pobre expresión y competencias comunicativas limitadas? ¿Acaso el secreto de un buen comunicador es el de creer ciegamente en la ideología que determina su mensaje? ¿Su carisma consiste en dejarse llevar por sus prejuicios, aun y cuando estos resulten absurdos en términos estrictamente racionales? Diversos fenómenos como la manipulación de masas con fines políticos y comerciales parecen, en parte, confirmar esta tesis. El contraste entre la irracionalidad y la efectividad de los discursos de líderes políticos y de opinión, resulta sorprendente. Filósofos como Adorno y Habermas, sin embargo, nos previenen al respecto. La polarización entre objetividad y subjetividad, que separa los ámbitos del saber de los de la comunicación, es justo la base de la ideología que en nuestros tiempos debemos criticar para evitar desarrollar tanto una mentalidad demasiado rígida que impida la expresión, como un fanatismo que la idolatre a pesar de sus incoherencias.

El reverso inconfesado de la extrema racionalización científica de la modernidad es la barbarie de sus masas y el fundamentalismo de sus líderes políticos. Ante ello, el deber que se le impone a un comunicador es el de detectar y criticar ambos extremos, en una reflexión que le permita configurar contenidos bien ponderados: que no reduzcan el mundo y a los hombres a un conjunto de objetos que han de responder a los fines del frío cálculo utilitario; pero que tampoco se dejen llevar por cualquier tipo prejuicio, por el mero hecho de congeniar emocionalmente con ellos. Un buen comunicador debe ser lo suficiente crítico para mantenerse a distancia de cualquier opinión, pero lo suficientemente espontáneo para persuadir. En este sentido, la comunicación es una virtud, cuya práctica debe desarrollar hábitos reflexivos que susciten la crítica, pero también hábitos comunicativos que favorezcan la expresión.

TubShroom tubshroom tubshroom tubshroom target tubShroom tubShroom tubshroom tubshroom tubshroom tubshroom TubShroom tubshroom canada tubshroom for sale tubshroom tubshroom tubshroom reviews TubShroom tubshroom walmart tubshroom tubshroom tubshroom for sink tubshroom tubshroom where to buy tubshroom tubshroom tubshroom for sale tubshroom tubshroom for sink Tubshroom tubshroom tubshroom reviews TubShroom tubshroom tubshroom for sale tubshroom tubshroom target tubshroom tubshroom tubshroom at walmart tubshroom tubshroom target tubshroom tubshroom tubshroom bed bath and beyond TubShroom tubshroom tubshroom for sale TubShroom tubshroom tubshroom target TubShroom tubshroom tubshroom canada TubShroom tubshroom tubshroom reviews TubShroom tubshroom tubshroom for sink TubShroom tubshroom tubshroom for sale tubshroom tubshroom amazon tubshroom tubshroom reviews tubshroom canada tubshroom