La influencia de la sociedad en el aprendizaje de la escritura


Por el Profesor Oswaldo Adolfo Lara Orozco

De la asignatura de: Sociología de la Comunicación

La sociedad en su conjunto tiene vital importancia en el aprendizaje que los individuos experimentamos del lenguaje y la escritura. Simplemente, el ser humano no sería lo que es sin la sociedad, ya que, como dice el sociólogo norteamericano Wright Mills (1977) en las primeras páginas de La imaginación sociológica, la historia de una sociedad siempre estará relacionada con la biografía de un individuo (p. 23); o como ha señalado el historiador March Bloch (2003), en el proverbio árabe que cita en su libro Introducción a la historia, “los hombres se parecen más a su tiempo que a sus padres”; él mismo enuncia que “la sociedad y el individuo son inseparables: son mutuamente necesarios y complementarios, que no opuestos” (p. 39).

Siguiendo con estas ideas, para el historiador Edward H. Carr (1985), “el idioma que habla [el hombre] no es herencia individual, sino adquisición social del grupo en que crece. Tanto el lenguaje como el ambiente contribuyen a determinar el carácter de su pensamiento; sus primeras ideas le vienen de los demás” (p. 42). Además, sostiene que “el individuo apartado de la sociedad carecería de lenguaje y de pensamiento, […] el desarrollo de la sociedad y el del individuo corren parejos y se condicionan mutuamente” (p. 43).

De acuerdo con el Diccionario de retórica y poética de Elena Beristáin (2004), la lengua es el sistema de comunicación más importante creado por la sociedad, ya que “la sociedad y el individuo se determinan mutuamente en la lengua y por medio de ella. […] El hombre no se relaciona de manera inmediata y directa con el mundo o con los demás hombres. […] Sólo nos relacionamos con el mundo a través del lenguaje que permite la formulación de los conceptos que, al referirse a las cosas, hacen posible tanto el pensamiento como la comunicación acerca de la misma cultura: el pensamiento, porque sólo pensamos a través del lenguaje, y porque todo aquello respecto a lo cual pensamos es cultura, pues no existe ningún aspecto de la vida humana que no esté relacionado con la cultura; la comunicación, porque la cultura se aprende, es siempre aprendida, y todo aprendizaje se realiza mediante el lenguaje, ya que cada individuo descubre el mundo a través de los nombres, de las palabras, y así también se identifica a sí mismo y se distingue de los demás y descubre la posibilidad de comunicarse con ellos” (p. 127).

Para Fernando Savater (2004), en El valor de educar, a través del aprendizaje el hombre llega a ser hombre: el otro y los otros nos acercan a la cultura, al aprendizaje. El hombre podría ser sólo un animal que aprende de su propia experiencia, partiendo de cero, aunque sea cierto que buena parte del aprendizaje humano lo adquirimos así, de nuestra propia experiencia. Pero lo interesante del ser humano, según Savater, radica en que “lo propio del hombre no es tanto el mero aprender como el aprender de otros hombres, ser enseñado por ellos. Nuestro maestro no es el mundo, las cosas, los sucesos naturales, ni siquiera ese conjunto de técnicas y rituales que llamamos ‘cultura’ sino la vinculación intersubjetiva con otras conciencias” (p. 30).

Aprendemos muchas cosas del mundo solos, sin embargo hay muchas otras que no aprendemos sino a través de los otros, en otras palabras de los significados que los otros en grupo, en consenso, le dan a las cosas. Para acceder a ellas es indispensable la ayuda de los otros: “la llave para entrar en el jardín simbólico de los significados siempre tenemos que pedírsela a nuestros semejantes” (Savater, p. 32). Quizá sería formidable inventar el significado en aislamiento, pero no se puede, porque dependemos de los significados compartidos para poder comunicarnos.

Savater señala que lo primero que aprendemos por medio de la educación es que como individuos no estamos solos: no nacemos, crecemos y morimos solos, sino que a nuestro alrededor hay un sinnúmero de personas que nos acompañan a lo largo de nuestra vida; y lo segundo que aprendemos es que no somos los iniciadores de nuestro linaje. Así, adquirimos conciencia de dos aspectos fundamentales en nuestra vida: la sociedad y el tiempo. “La panorámica temporal es el contrapeso de nuestra conciencia de la muerte inexorable, que nos aísla aterradoramente entre todos los seres vivos” (p. 39).

También esa panorámica temporal nos muestra que, antes de que naciéramos nosotros, han existido todos los que han hecho este mundo, que han dejado su huella, sus descubrimientos, su muerte. Tal y como se pregunta Max Weber (1994), en el capítulo La ciencia como vocación, de su célebre libro El político y el científico: ¿para qué sirven los avances científicos, si en poco tiempo estos serán superados? Pues precisamente para ser superados, responde Weber, y seguir haciendo el camino de la ciencia.

Siguiendo con el mismo texto de Savater: “nacemos humanos pero eso no basta: tenemos también que llegar a serlo” (p. 21). Esto se debe a que ser humano no puede significar sólo ser pariente de los gorilas y los chimpancés, va más allá, es una especie de ideal. Los demás nos tienen que contagiar de su humanidad. Eso es lo que queremos hacer de niños, parecernos a los demás, indirectamente queremos ser seres humanos, porque la sociedad humana se convierte en modelo para los jóvenes de manera muy intencional.

De esta manera, sostengo que la sociedad incide de forma contundente en la escritura de las personas, como herramienta de comunicación, la escritura se aprende en nuestra interacción con lo social.

 

Referencias bibliográficas

  • Beristáin, Helena (2004). Diccionario de retórica y poética. México: Ed. Porrúa.
  • Bloch, Marc (2003). Introducción a la historia. México: FCE.
  • Carr, Edward H. (1985). ¿Qué es la historia? México: Ed. Planeta.
  • Savater, Fernando (2004). El valor de educar. Barcelona: Ed. Ariel.
  • Weber, Max (1994). El Político y el científico. México: Ed. Alianza.
  • Wright Mills, C. (1977). La imaginación sociológica. México: FCE.

 

0
TubShroom tubshroom tubshroom tubshroom target tubShroom tubShroom tubshroom tubshroom tubshroom tubshroom TubShroom tubshroom canada tubshroom for sale tubshroom tubshroom tubshroom reviews TubShroom tubshroom walmart tubshroom tubshroom tubshroom for sink tubshroom tubshroom where to buy tubshroom tubshroom tubshroom for sale tubshroom tubshroom for sink Tubshroom tubshroom tubshroom reviews TubShroom tubshroom tubshroom for sale tubshroom tubshroom target tubshroom tubshroom tubshroom at walmart tubshroom tubshroom target tubshroom tubshroom tubshroom bed bath and beyond TubShroom tubshroom tubshroom for sale TubShroom tubshroom tubshroom target TubShroom tubshroom tubshroom canada TubShroom tubshroom tubshroom reviews TubShroom tubshroom tubshroom for sink TubShroom tubshroom tubshroom for sale tubshroom tubshroom amazon tubshroom tubshroom reviews tubshroom canada tubshroom